COMPUTACIÓN CUÁNTICA. MÁS ALLÁ DE LO POSIBLE.

Si hay algo que puede cambiar significativamente los actuales estándares de productividad es la computación cuántica en inglés quantum computing (QC). Por el momento sus niveles de complejidad son tan elevados que aún queda camino por recorrer. Uno de los obstáculos cruciales en el paradigma de la computación cuántica es el conflicto de la decoherencia cuántica, que provoca la pérdida del carácter unitario y de manera más particular, el extravío de la reversibilidad de los pasos del algoritmo cuántico.

El concepto de la computación cuántica tiene sus orígenes en 1981, en el momento en que Paul Benioff exhibe su teoría con el objeto de explotar los potenciales de las leyes cuánticas en el marco natural de la computación.

La teoría cuántica es la base teórica de la física moderna que explica la naturaleza y el comportamiento de la materia y la energía en el nivel atómico y subatómico. La naturaleza y el comportamiento de la materia y la energía en ese nivel, a veces se denominan física cuántica y mecánica cuántica. Cuando ingresas en el mundo de las partículas atómicas y subatómicas, las cosas comienzan a comportarse de formas inesperadas. De hecho, estas partículas pueden existir en más de un estado a la vez. Es esta capacidad la que aprovechan las computadoras cuánticas. En lugar de bits, que usan las computadoras convencionales, una computadora cuántica utiliza bits cuánticos, conocidos como qubits. Para ilustrar la diferencia, imagine una esfera. Un bit puede estar en cualquiera de los dos polos de la esfera, pero un qubit puede existir en cualquier punto de la esfera. Por lo tanto, esto significa que una computadora que utiliza qubits puede almacenar una enorme cantidad de información y usa menos energía que una computadora clásica. Al entrar en esta área cuántica de la computación donde las leyes tradicionales de la física ya no se aplican, podremos crear procesadores que son significativamente más rápidos (un millón o más veces) que los que utilizamos hoy en día. En otras palabras, la computación cuántica nos abre a un mundo de procesamiento sin límites, perfilándose como la tecnología más trascendente para la innovación industrial.

Los beneficios de la computación cuántica para el cliente no tienen precedentes:

Las computadoras cuánticas harán que la comunicación sea más segura en la forma en que la información se “teletransporta”.

Las computadoras cuánticas ofrecerán una velocidad enorme para problemas específicos. La velocidad de las computadoras cuánticas mejorará muchas de nuestras tecnologías que necesitan una inmensa potencia de cálculo como el aprendizaje automático, 5G e incluso velocidades de Internet más rápidas, transporte, IoT y mucho más.

La computación cuántica en una era de Big Data, permite una eficiencia sin precedentes en el procesamiento de la enorme cantidad de datos que producimos a diario en el planeta.

En marketing, solo imagina cómo sería la experiencia del usuario (UX) y experiencia del cliente (CX) en un entorno de computadores cuánticos.


5G UN SALTO CUÁNTICO EN LA CONECTIVIDAD

La tecnología 5G es mucho más que rapidez. Además de sus altas velocidades, la latencia insignificante y confiabilidad superior, harán del 5G el gran motor de la expansión del ecosistema móvil hacia un nuevo estado cualitativa y cuantitativamente superior.

Cuando se habla de velocidad 5G, algunos expertos señalan que eventualmente podría ser 100 veces más rápida. Eso es lo suficientemente veloz como para descargar una película de dos horas en menos de 10 segundos, frente a unos 7 minutos con 4G.

Hablar de latencia insignificante es hablar del retraso entre el envío y la recepción de información. Desde 200 milisegundos para 4G, a 1 milisegundo con 5G. Esta característica representa un enorme avance si consideramos que el tiempo de reacción promedio de los humanos a un estímulo visual es de 250 milisegundos. Esta baja latencia sumada a la alta confiabilidad del 5G abren un horizonte de innovación sin precedentes en la humanidad, como los vehículos autónomos, cirugía remota, control de procesos claves, traducción simultánea y mucho más.

En términos prácticos, la tecnología 5G se aplica en tres tipos principales de servicios de conexión, que incluyen la banda ancha móvil mejorada y ubicua, comunicaciones de misión crítica y el IoT masivo. La banda ancha mejorada y ubicua permitirá introducir nuevas experiencias inmersivas de amplio alcance geográfico como realidad virtual, realidad aumentada y realidad mixta con velocidades de datos más rápidas y uniformes, menor latencia y menor costo por bit. Las comunicaciones de misión crítica revolucionarán muchas industrias, porque tienen la capacidad de habilitar enlaces ultra confiables, disponibles y de baja latencia, como el control remoto de infraestructura crítica, vehículos y robots para procedimientos médicos de alta precisión. Finalmente el IoT masivo será posible, porque permite conectar sin problemas una gran cantidad de sensores integrados en prácticamente todo tipo de cosas, a través de la capacidad de reducir las velocidades de datos, la potencia y la movilidad, proporcionando soluciones de conectividad extremadamente robustas, seguras y de bajo costo.

En síntesis, la tecnología 5G estimulará la innovación en muchas industrias, haciendo que tecnologías emergentes como el IoT, el big data, la robótica, la realidad virtual o la ultra alta definición, la realidad aumentada y la realidad mixta, desarrollen su máximo potencial y se conviertan en una parte integral de nuestra sociedad, economía y estilo de vida. Así con todo este enorme desarrollo tecnológico las ciudades inteligentes serán una realidad.